TU HUERTO URBANO EN LA TERRAZA: ¿QUÉ PLANTAMOS?

Durante el verano, la cosecha de huerto urbano será más generosa que los meses gélidos de diciembre, enero o febrero. Podrás comerte ensaladas y tomates, revolucionando la diversidad de productos ecológicos de tu nevera. 
Desde finales de Julio, durante todo el mes de agosto y principios de septiembre, se recolectan algunos de los productos más deseados y sabrosos de los huertos. Este festival de sabores frescos no es solo un privilegio de aquellos que viven o residen cerca del campo, sino también para aquellos que han decidido crear un huerto en su terraza, en el patio o en el mismo salón de casa, una tendencia que cada vez goza de más adeptos. 

 

¿MI TERRAZA ES PEQUEÑA?

No te preocupes, no es totalmente necesario tener una terraza de grandes dimensiones para tener un huerto en casa, pero sí que vas a necesitar cierta incidencia lumínica. La mejor orientación es la Sur o Suroeste (en la medida de lo posible). Si tu espacio está ubicado al Norte, no significa que no podamos cultivar, pero sí que ciertos hortalizas de fruto no se van a desarrollar de forma totalmente correcta, como son los tomates o los pimientos, tan cultivados en verano. En cambio, sí podremos plantar cultivos de hoja, como lechugas, rúcula, hierbas aromáticas como perejil, albahaca o cilantro.

Otro de las cuestiones importantes para nuestra terraza es la ventilación, donde aconsejamos mantener un espacio aireado con ventanas abiertas, para aquellos que tengan acceso a terrazas cerradas o algún espacio similar.

¿QUÉ PLANTAMOS EN NUESTRO HUERTO URBANO? 

Si te has preguntado alguna vez cómo hacer tu propio huerto urbano en la terraza de tu casa tendrás que decidir qué plantar. Para empezar, tendrás que elegir qué tipo de consumo priorizar: tomates, rábanos, ajos, fresas… y partir de ahí establecer la orientación de tu módulo o bancal, y por consiguiente la incidencia lumínica, que va a suponer un aspecto importante para el correcto desarrollo de tu cultivo. A continuación, os damos unos consejos sobre qué plantar al inicio de tener vuestro Huerto Urbano.

TOMATES

En verano, se obtienen algunos de los cultivos estrella, entre ellos los amados tomates, que son ¡fruta! No hay veranos sin tomates, un clásico en nuestra dieta mediterránea, para hacer nuestro salmorejo, ensalada, o comerlo solo. Su periodo de sembrado comienza en primavera, sobre todo en mayo, y lo más importante es no trasplantar los brotes o plantones al exterior hasta que no haya pasado la última helada (0 ºC). Su recolecta abarca los meses de julio, agosto y septiembre. Además, su temperatura óptima para el cultivo comprende entre los 20-35 ºC. ¡Es una fruta perfecta para iniciarse en esta época!

Una vez hayan crecido, seguramente necesitarás tutorizarlos con una caña o algún otro elemento rígido para que se mantengan rectos y mantengan bien los frutos. Si tienes una terraza abierta o bancales elevados en tierra, es una buena idea elegir una variedad de tomatera de tipo arbusto, que no crezca demasiado alta para así estar protegida del viento.

Tomates

LECHUGA

Las lechugas son otro elemento básico, y cómo mejor que combinarlas con nuestros tomates. La de verano se siembran unas 8 semanas antes de ser consumidas, por lo tanto, si quieres degustar esta exquisita verdura en los días calurosos de verano, comienza a sembrar en el mes de mayo. En este sentido es aconsejable espaciar la siembra y continuar plantando cada semana o dos para así no tener toda la cosecha de una vez.

Existen multitud de variedades y tienen la ventaja de poder ser cultivadas durante todo el año, además su cuidado no requiere de manos especialistas, con regarla dos veces a la semana suele ser suficiente, y alguna más durante el verano.

PIMIENTOS

Como verdura típica de la dieta mediterránea, los pimientos son un cultivo de verano, por lo que requieren calor y sol, al igual que el tomate. Son perfectos para comenzar a sembrarlos en primavera, cuando las temperaturas comienzan a superar los 15 ºC y en cualquier caso después de la última helada, como el tomate. Los pimientos son una muy buena elección para empezar a cultivarlos en tu huerto urbano, ya que una vez plantados, su única manutención es controlar su riego para que la tierra siempre tenga cierta humedad y evitar exponerlo durante excesivas horas al sol.

CEBOLLAS

Podemos cultivarlas durante todo el año, aunque los mejores meses son enero, febrero y marzo, y comenzar su recolecta a partir de abril. Las cebollas sí que pueden aguantar condiciones de hasta 0ºC. El primer riego debe ser abundante y luego ir manteniéndolas hidratadas con regularidad. Os aconsejamos enterrar las semillas a unos 4-5 cm, o iniciarlas directamente desde un plantón del vivero. Una vez que las sembramos, tardan entre 2-3 meses en poder recolectarlas, así que necesitarás paciencia.

 

Ahora ya sabes qué empezar a cultivar: remángate la camisa, pon las manos en la tierra y come alimentos 100% ecológicos siempre que puedas – ayudando así también a reducir tu impacto en el medio ambiente. ¡Únete a la revolución de los huertos urbanos!

 

Equipo Urban Green Club

Nuestra misión es acelerar la transición a la sostenibilidad en las ciudades a través de los huertos urbanos. Somos un grupo de expertos en agroecología y una red de voluntarios en distintos puntos de Andalucía. Prestamos servicios profesionales y lideramos actividades de concienciación medioambiental

https://www.urbangreenclub.com

 

 

Regresar al blog

Deja un comentario

1 de 3